sábado, 8 de enero de 2011

Luz


Luz




Ella gimió… pero era un tipo diferente de gemido, no era placer, no era amor… no era aquello que la había traído hasta este momento.  Ella frotó su vientre redondeado y en silencio elevó una pequeña plegaria al cielo, para que su niño este bien. Nuevamente gimió… todo era tan irrelevante ahora, algo trascendental  estaba a punto de acontecer en su vida, a pesar de que solo ella y unos cuantos más lo sabrían  e iban a ser feliz con ello.

Su vientre duro se tensó aún más y sus pulmones cansados y trabajando a su máximo nivel, trataron de retener con pequeñas respiraciones, la mayor cantidad posible de oxigeno. Aún lográndolo dolorosamente parecía un trabajo tan duro.

El doctor le pidió, casi como una orden, que respirara con pequeñas exhalaciones, ella lo miró incrédula y retuvo las palabras en su boca para comenzar a obedecer… él tenía razón, si ella lograba concentrarse y respirar de la manera que le había dicho, el dolor disminuía.

Pero a pesar de eso… aún dolía.

Algo parecía desgarrar su vientre y se sentía partir en dos, una ruptura que la recorrió desde la punta de sus pies hasta su coronilla, un dolor que loa traspasó...

Y gritó…

A pesar de que alguien sostenía su mano, trazando círculos sobre su piel con el pulgar, a pesar de que respiraba y había sido una chica obediente… ella gritaba.

Parecía que no iba a poder hacerlo, no iba a poder… era tan desesperante! Porque ella lo deseaba, estaba poniendo todo de ella misma para lograrlo. Ella deseaba pujar, ella deseaba dejar de gritar para poder respirar, ella deseaba poder hacerlo mejor, pero estaba tan asustada… ella temía hacer todo mal.

_Puja!_ ese grito demandante, a toda voz, resonó en sus oídos, fue el pequeño motor que le dio energías para acatar la orden, su mismo cuerpo lo hacía casi involuntariamente… ella debía hacerlo.

Puso todo de sí.

Reunió todas sus fuerzas necesarias y ahogó un grito mientras se doblaba en si misma y empujaba con todas sus fuerzas a esa vida por nacer. El mundo desapareció…

Y uno nuevo dio a la luz…

Un pequeño llanto la hizo jadear y abrir los ojos, que aún empañados y nublados por su sudor, pudieron enfocarse en ese ser diminuto que lloraba por primera vez. En manos enguantadas de blanco, esa parte de ella se removía asustada al haber salido a la vida, y ella lloró… pero de felicidad…

Ella lo ayudaría… la vida no era tan mala después de todo.

________________________________________
Dedicado a mi hermana, que me hizo recordar lo hermoso que es ese instante...

8 comentarios:

Ada Cullen dijo...

Oh Luuuuu hiciste que me erizara por comleto ... que bello momento tanta pra una madre como para su familia.... Luz , alegria y esperanza.... eso es lo que trae una nueva vida, verdad ... graicas por compartir con nosotras este pequeño relato

Twilightmaniaca dijo...

Wow!, no puedo imaginarme ese momento porque no lo he vivido, pero no creo que mi imaginacion pueda llegar a parecerse, porque es un dolor, si, lo es, pero es dolor convinado con sentimientos de alegria, miedo, desperacion...

Pero a pesar de todo, creo que ese dolor, no solo vale la pena, sino que te da otra perspectiva de la vida

Anxos dijo...

Es sorprendente lo que las personas podemos llegar a soportar.
Durante horas interminables sufrimos el dolor mas intenso que existe en este mundo y, de repente, cuando vemos por primera vez la cara de nuestro hijo, arrugadito, unos dedos que parece que se van a romper en cualquier momento, se te olvida todo, valio la pena.
Ser madre es la experiencia mas maravillosa que me llevo de esta mierda de vida.
Gracias por compartir este momento tan personal.
Besos

Boop dijo...

Nuestros hijos son lo mas lindo que puede existir, lo que nos hace agradecer a quién sea, el hacernos hecho nacer mujeres, por que a pesar que durante el embarazo hay molestias, en el parto hay dolor, después hay malas dormidas, que algunas nunca volvemos a tener la figura de top model... Sólo con mirar sus cáritas, te pagan todo el sacrificio... W quedamos debiendo

Lumy Cullen dijo...

Mi Lu a través de este escrito, nos haces sentir y poder palpar a través de tus palabras lo hermoso que es este momento. Los hijos es el mejor regalo que podemos tener, se aman con el corazón y el alma. Luego del parto se puede disfrutar al máximo de esa criaturita que nos traera alegría, esperanza, amor, compañía y mucha pero que mucha felicidad!!! De verdad que estuvo hermoso. Me fasino, te envío un fuerte abrazo y TQM!!!

Alexandra isabella. dijo...

Hermoso,simplemente Hermoso.

Anónimo dijo...

cryss cullen
Ya hace 6 añitos pero tu con tu relato me lo recordastes si fue doloroso muy doloroso pero en el mismo instante qwe nacio mi niña todo se me olvido y me llene de amor y una felcidad qwe pasados los años sigue aumentando enhorabuena para ti y tu hermana besos linda

Lumy Cullen dijo...

WAOO Mi Lu estuvo sumamente hermoso. A través de este escrito me haces ver y sentir lo hermoso que puede ser ese momento!!! Es algo tan grandioso, traer una vida a este mundo y dar todo de uno por ese ser tan amado. De verdad que estuvo super profundo y me lleno de felicidad el solo imaginarlo. Muchas felicidades para la Madrina y tu hermana, besos!!